Blog

La Internet Abierta de Tim Berners-Lee

Tim Berners-Lee

Hace unos años, señalaba la neutralidad de la red o la privacidad como los principales retos a los que se enfrentaba Internet. Si tomabas a alguien al azar de la calle, te decía que la Web era genial. Ahora, te dirá que no es digno de confianza, que es un lugar donde te sientes manipulado, donde has perdido el control… Por eso imaginamos el «contrato para la Web», que requiere muchos cambios, especialmente para las empresas de nuevas tecnologías. También pide a la gente, a los gobiernos, que discutan lo que necesitamos para hacer de la Web un lugar mejor y más abierto.

…Creo que la gente debería tener control sobre sus datos, acceder a ellos, hacer cosas interesantes con ellos. El hecho de que los datos personales se almacenen y queden atrapados en silos ha hecho que la gente pierda poder: si quiero trasladar mis datos de LinkedIn a Facebook, es demasiado complicado. La gente ha perdido poder, incluyendo el poder de compartir con quien quieran. Devolver el poder al individuo significa permitirle utilizar un software que integre sus datos en la vida cotidiana, utilizar la inteligencia artificial y cosechar los beneficios. La gente no se da cuenta del poder que sus datos podrían darles.

Para Tim Berners-Lee, inventor de la World Wide Web, Internet ha llegado a un punto de no retorno. Su propuesta para recuperar Internet se basa en devolver al usuario el control de sus datos. Desde 2016 trabaja con el MIT en un proyecto de código abierto llamado «Solid». El objetivo: crear un nuevo sistema de gestión de datos personales para «capacitar» a los usuarios de Internet sobre sus datos. Esta plataforma, aún en sus primeras etapas, permitiría separar los datos generados al utilizar servicios y aplicaciones. Así, cada usuario de Internet podría poseer sus datos, almacenándolos en una especie de caja fuerte digital (cápsulas en el servicio en nube que elija). También podría decidir qué tipo de datos quiere compartir y con quién.

El informático británico, crítico habitual del poder de los GAFA (Google, Apple, Facebook, Amazon), no duda en pedir de forma abierta la descentralización de Internet en cada conferencia o entrevista que concede. Sin embargo, para que «Solid» pueda funcionar necesita de su colaboración ya que los prestadores de los servicios deberían desarrollar sistemas de compatibilidad entre sus plataformas y «Solid». Aunque parezca tarea difícil no es imposible, más cuando ya han dado un gran paso. Meses atrás, Google, Facebook, Microsoft y Twitter anunciaron la portabilidad de datos entre sus diferentes servicios. Según Berners-Lee, esta iniciativa demuestra que

las empresas «admiten explícitamente que, desde un punto de vista ético y filosófico, los usuarios tienen derecho a sus datos».

En el mundo de Solid, por ejemplo, se nos asignará al entrar un identificador personal y un personal online data store (POD), un lugar de almacenamiento de datos individual, sobre el que tenemos control absoluto. A partir de ahí, nada de contraseñas, aplicaciones que no se comunican unas con otras o archivos privados almacenados quien sabe donde.

Contrato para la Web - projecto de Tim Berners-Lee

Un nuevo contrato para Internet

En el Web Summit de 2018 celebrado en Lisboa, Tim Berners-Lee presentó un nuevo contrato para Internet cuyo objetivo es proteger a Internet de la manipulación y hacerla «segura y accesible» para todos. Esta campaña, llamada #ForTheWeb, busca sensibilizar a usuarios, empresas y gobiernos. Propone una serie de compromisos básicos a partir de los cuales se elaborará mediante un proceso participativo un «Contrato para la Web» completo, que establecerá las funciones y las responsabilidades de los gobiernos, las empresas y los ciudadanos.

Los gobiernos se comprometen a:

  • Asegurarse de que todos y todas puedan conectarse a Internet: De manera que cualquier persona, sin importar quién sea o dónde viva, pueda participar activamente en línea.
  • Mantener todo Internet disponible, todo el tiempo: De manera que a nadie se le niegue su derecho de acceso completo a Internet.
  • Respetar el derecho fundamental de las personas a la privacidad: De manera que todos y todas puedan usar Internet libremente, de forma segura y sin miedo.

Las empresas se comprometen a:

  • Hacer que Internet sea accesible y asequible para todos y todas: De manera que nadie quede excluido del uso y el desarrollo de la web.
  • Respetar la privacidad y los datos personales de los consumidores: Para que las personas tengan el control sobre sus vidas en línea.
  • Desarrollar tecnologías que apoyen lo mejor de la humanidad y desafíen lo peor: De manera que la web sea realmente un bien público en donde prevalece el interés de las personas.

Los ciudadanos se comprometen a:

  • Ser creadores y colaboradores en la web: De manera que la web tenga contenido rico y relevante para todos y todas.
  • Construir comunidades fuertes que respeten el discurso civil y la dignidad humana. Para que todos y todas se sientan seguros y bienvenidos en línea.
  • Luchar por la web. Para que la web permanezca abierta y sea un recurso público global para las personas de todas partes, ahora y en el futuro.

Hasta el momento, los gobiernos de Francia, Alemania y miles de empresas y organizaciones han suscrito los compromisos de partida.

  • Miembros del núcleo «duro»: Google, Microsoft, Gobierno de Francia, Gobierno de Alemania, AnchorFree, Change.org, CIPESA, The NewNow, y WWW Foundation.
  • Miembros del Grupo de Trabajo: Aproximadamente 100 representantes de empresas, instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil.
  • Firmantes: Más de 8.000, y sumando
Share it on

Derechos de Ciudadanía Digital