Blog

Inteligencia Artificial

Los chatbots se han incorporado a la industria del seguro, hasta ahora, de forma mayoritaria en áreas de gestión administrativa y reclamaciones. Tras estas primeras experiencias las empresas estudian cómo incorporar la inteligencia artificial a procesos más complejos como la toma de decisiones.

Seguramente los chatbots con mayor repercusión han venido de la mano de nuevas empresas fintech e Insurtech; es el caso de Lemonade, que tiene a Maya, para suscribir pólizas y a Jin, que se encarga de las reclamaciones. En Europa, SPIXII, se ocupa de la venta de pólizas de automóvil, el nuevo asistente virtual, Kate, puede contestar preguntas sobre coberturas de la póliza y dar información sobre facturas y cargos. Entre las aseguradores tradicionales, Allianz utiliza a Allie para dar asistencia 24/7, Marc es el robot de Credit Agricole para el seguro de salud.

Sin embargo son muchas las que todavía no han dado sus primeros pasos en este mundo y, antes de hacerlo, hay algunas consideraciones básicas a tener en cuenta:

  • Análisis de las cadenas de valor de los seguros para identificar los procesos susceptibles de automatizar.
  • Estudio de las implementaciones realizadas por la competencia, ya sea la empresa tradicional o los nuevos agentes.
  • Desarrollar una estrategia de transformación digital que incluya: objetivos y finalidades; diseño de arquitectura tecnológico; forma de implementación, rediseño de procesos de trabajo, transformación de la cultura corporativa, comunicación a clientes, proveedores, y comunicación pública.
  • Primar al máximo el lenguaje natural de los nuevos empleados-robot.

Nueva concepción del trabajo

Wharton School y la compañía de banca móvil Moven han publicado un libro blanco en el que abordan la relación entre Fintech y el futuro del trabajo.

Analizando el periodo comprendido entre 2005 y 2015, avanzan que si bien en EE.UU. se ha dado mucha importancia a la transformación que la sharing economy tendría en la organización del trabajo, las cifras de ocupación no terminan de respaldarla. Entre los estudios que cita se encuentra el de los economistas de Princeton y Harvard respectivamente, Alan Kruger y Lawrence Katz, y que afirman que los trabajadores on demand (que desempeñan trabajos ocasionales en plataformas de servicios tipo Uber, TaskRabbit) representan sólo el 0,5% de la fuerza de trabajo de Estados Unidos, desacreditando las afirmaciones que lo situaban en un 22%.

Para los autores del libro blanco el fenómeno al que no se ha prestado atención en relación a la nueva organización del trabajo tiene que ver con la tendencia de las empresas a estructurar plantillas flexibles. Hecho que ha supuesto el aumento significativo del número de freelance o trabajadores autónomos que ofrecen su servicio a una serie de proveedores más o menos fijos. En 2016 representaron el 16% de la fuerza laboral de Estados Unidos, frente al 10% en 2005. Algunas compañías tecnológicas aventuran que en 2020 estos nuevos trabajadores flexibles supondrán el 40% de las plantillas en 2020. Para el trabajador este hecho supone gestionar además de su tiempo, sus finanzas de una forma completamente diferente. Es ahí donde el estudio evidencia un nuevo y jugoso nicho de negocio para las soluciones Fintech. Satisfacer las necesidades de un trabajador con necesidades mucho más sofisticadas y diversas.

Jóvenes en la montaña

Uno de los analistas de Wharton Fintech analiza el funcionamiento y éxito de una aplicación para la reserva de hoteles que fue éxito de descargas en 2015 a modo de inspiración para que la banca resulte atractiva a la generación del Milenio. Las observaciones pecan tal vez de obvias y se podrían resumir en simplificar la oferta para disminuir el número de opciones que se le presentan al usuario, usar un sistema de categorización básico y ofrecer un producto lo más personalizado posible a la necesidad de cada cliente.

Para ello el banco debería ser capaz de hacer un análisis de información y determinación de perfiles que permita diseñar toda una gama de productos que tienen en común la lógica de una aplicación, un uso, aunque eso sea a costa de la sofisticación del producto.

Orbis Terrarum

Realizamos un breve repaso a nuestras fintechs favoritas y a los movimientos en el sector durante las últimas semanas. Argentina y México despuntan en este competido terreno.

  • Ant Financial, la rama fintech de Ali Babá ha presentado sus proyecciones y espera tener 1/3 de la población mundial como usuarios registrados de sus servicios fintech en 2026, que incluirán seguros, gestión de patrimonios, banca online, pagos, etc. La previsión supone un incremento del 250% respecto a los 577 millones de usuarios con los que cuenta actualmente.
  • SalaryFinance, servicio británico creado por el exdirector de Google en GB que ofrece productos financieros a las empresas para sus empleados que se cobran como descuentos en nómina.
    Notarize, la app que presta servicios legalmente aceptados de fe pública en 50 estados de EEUU ha recibido 8M$ en serie A.
  • Swinkly una fintech con base en Lyon es la primera fintech europea dedicada a organizar depósitos de garantía en cualquier tipo de transacciones.
  • Number 26, la app berlinesa que es considerada el banco móvil modelo europeo ya ha optimizado su diseño para la nueva versión del sistema operativo iOS de Apple. 
  • Thellie, el crowdfunding filantrópico francés, que financia investigaciones en enfermedades raras ganó el label «Fintech Innovación» en los encuentros «Fin&tech Community»
  • Muume, la app suiza de pagos pensada para incorporar el autopago (el cliente paga el producto antes de pasar por caja) ha recibido 2.2M de francos suizos en ronda de capital para su expansión.

Doce fintechs argentinas, uruguayas y chilenas seleccionadas para el programa de aceleración NxtLabs en Buenos Aires:

  • SeSocio: Un marketplace y trading platform que brinda a inversores no sofisticados alternativas hasta hoy inaccesibles.
  • CashingApp: Una aplicación de crowdfunding para eventos sociales.
  • Wuabi: Un crowdfunding marketplace de proyectos agropecuarios.
  • NubePago: Una plataforma para recibir pagos en minutos de forma simple, segura y a los mejores costos del mercado.
  • Contagram: Un sistema de gestión online para la administración diaria de startups, pymes y pequeños negocios.
  • Paysur: Una plataforma integrada para la ejecución de transacciones financieras.
  • Smarketeer: Una plataforma web de marketing que permite predecir qué visitas se van a convertir en clientes.
  • SeguroAP: Un servicio de contratación de seguros de accidentes personales a través de la web. 9 Cashdelta: Plataforma que brinda estados financieros en tiempo real.
  • DeFacturas: Una plataforma que integra facturación electrónica, medios de pago, marketplaces y herramientas comerciales.
  • BolsApp: App bursátil para la toma inteligente de decisiones.
  • The Eye: Una plataforma que centraliza el conocimiento de infraestructura y operaciones las compañías.

Han sido noticia

  • Insignis Asset Management es el nombre de la nueva fintech lanzada por Paul Richards y Giles Hutson, dos exdirectores de Merril Lynch que pretenden «revolucionar la gestión de liquidez» de clientes con depósitos a partir de 100m libras esterlinas. Se orienta a «high net-worth individuals» (HNWI), gestores de patrimonio, compañías, ONGs y gobiernos locales.
  • La israelí Neema lanza con Mastercard una tarjeta de crédito orientada a migrantes con bajos costes de transferencia. El sistema se basa en crear tarjetas pareadas: una para el titular, otra para la familia en el país de origen.
  • PayPlug, la fintech parisina de pagos en el punto de venta, ha levantado 3.4M€ entre ayudas europeas y crowdfunding.
  • Pay4Later ha cerrado una «financiación sustantiva» de HoneyComb para ampliar la escala de su negocio de crédito p2p en el punto de venta.
  • Bento for Business, empresa californiana dedicada al control de gasto de los empleados de PYMEs ha anunciado una ronda de 7M$ en serie A. Entre sus actuales inversores se encuentran Anthemis Group, Blumberg Capital y LionBird. ADave Zilberman, director de Comcast Ventures, se unirá al consejo de la empresa.
  • Early Salary, una fintech india con base en Pune dedicada a dar créditos como adelantos de nómina, abrió esta semana en Chennai, en la costa Este del subcontinente, ampliando sustantivamente el alcance de su negocio.
  • AscendLoan, dedicada a crédito personal online, ha levantado 11.5M$ en Venture Capital.
  • Satago, un servicio de crédito y descuento de facturas para PYMEs con base en Dundee ha asegurado 4.6M de libras esterlinas. La peculiaridad de Satago es que da herramientas a las PYMEs para gestionar cobros. El retraso en cobros es la principal causa de impagos y retrasos en PYMEs en GB.
  • Krazy Bee, el sitio web de Bangalore que vende a crédito productos para estudiantes ha recibido 2M$ de capital semilla de dos inversores chinos: Fenqile (microcréditos) and YeahMobi (red de publicidad móvil). El capital se utilizará para crecer, desarrollar una app móvil y mejorar el sistema cálculo de riesgos a partir del histórico de transacciones.
  • Jay Sidhu, CEO de BankMobile, el primer banco 100% móvil de EEUU -de cara al cliente es una app- ha ganado el premio al mejor emprendedor fintech de Ernst & Young.
  • LemonWay, la app de pagos basada en Montreuil abrirá en Barcelona, Milan y Berlín y contratará durante este año a cincuenta personas.
  • ePayLater, la app de microcŕeditos para consumo basada en Mumbai ha levantado 2M$ en capital semilla.
  • La francesa Cozy Cloud ha recibido 4M€ de la Mutual Maif para desarrollar su negocio de nube personal con un mensaje a favor de la Internet distribuida y su llamamiento a «desgooglizar tu vida digital»
  • SuperStash, el «betterment australiano» ha salido de beta y ya ofrece app para Android.
  • La holandesa InvoiceFinance, que descuenta facturas a PYMEs, ha recibido 3.4M€ en nuevo capital, entre otros de Peak Capital y del emprendedor Kalo Bagjin.
  • Motif el broker online favorito de nuestros analistas, que elabora carteras a partir de las preferencias e intuiciones de sus usuarios, creando de paso un mercado de estrategias, ha sido la primera fintech en aparecer tres años consecutivos en la lista de «50 disruptivos» de CNBC.
  • PromisePay la plataforma de pagos para mercados online con base en Australia ha levantado 10M$ en capital
  • Autogravity la app californiana ha presentado su mercado p2p para la financiación de compras de automóviles.

Bancos, fondos y VC’s

  • El berlinés Solaris Bank a través de su fondo FinLeap ya ha sumado 21M$ y esperan subir hasta 50M$ con los que invertir en su propio ecosistema de innovación. Les llaman «una tecnológica con ficha bancaria». Han tenido el apoyo en capital de Hannover Re.
  • El banco alemán Deutsche WertpapierService Bank AG (dwpbank) ha elegido Aquarius, de la italiana TAS Group, como solución informática para la gestión de liquidez tras 12 meses de procedimiento de selección.
  • John White, el que fuera socio de GLG y se hiciera famoso en GB al predecir la quiebra de Northern Rock en 2008, lanza un fondo fintech de 25M de libras esterlinas.
  • Sberbank, una caja de ahorros rusa ha abierto con el IIDF -el fondo estatal para la promoción de startups en Internet- una de las primeras incubadoras fintech rusas.
  • US Bank, Cross River Bank, BB&T BBT y BBVA, junto a dos bancos más que no quieren hacer pública su participación apoyan económicamente INV, un programa de aceleración fintech impulsado por Fiserv y Bank Innovation. INV arranca con cuatro fintechs norteamericanas y una británica. Los bancos esperan encontrar oportunidades tempranas en las startups aceleradas.
  • Deustche Bank declaró esta semana que quiere modificar los sistemas a través de los que compra tecnologías para agilizarlos.
  • Royal Bank of Canada abrirá un lab fintech en Silicon Valley. También ha financiado una Casa de Canadá en el valle con la idea de atraer a emprendedores e innovadores canadienses.
  • SafeCharge la compañía londinense de pagos que había invertido 10M€ en la alemana Fintech AG (obteniendo un 5% de esta) ha vendido su participación obteniendo un margen pequeño. No se ha explicado más la operación desatando todo tipo de análisis y rumores en la prensa y los confidenciales de la City y de Frankfurt.
  • Companisto la compañía alemana de crowdfunding para startups se ha convertido en el mayor venture capital completamente privado de Alemania en número de rondas provistas. En total 29M€ en 62 campañas.
  • Intesa San Paolo ha presentado en Sao Paulo (Brasil) su «puente fintech con Israel» organizado en colaboración con la cámara de comercio italo-israelí y el banco Leumi.

Brexit

Esta semana las fintechs han sido parte de la discusión sobre la permanencia de Gran Bretaña en la UE. No hay que olvidar que el sector fintech es el responsable de la mayor parte de la inversión extranjera directa en el sector financiero británico durante 2015 y ha generado más de 8000 puestos de trabajo directos. Así que era inevitable que las fintech se usaran como argumento por ambas partes. Para unos son la prueba de la posibilidad de desarrollar industrias vibrantes fuera del marco regulatorio europeo. Para otros, la inevitable pérdida de parte de las rentas de la centralidad financiera de la City en Europa podría dañar el ecosistema local si el referendum del próximo día 23 confirmara la salida.

Mientras tanto, «la Place» de París toma posiciones para atraer inversores y startups del mundo fintech británico en caso de brexit, viendo una oportunidad para recuperar centralidad. Al menos la amenaza del brexit parece haber servido para que el mundo financiero francés y los medios de comunicación presten atención a su ecosistema emprendedor, que cada vez lanza productos y servicios más originales.

En Alemania, Berlín y Frankfurt no toman posicionamiento público pero se colocan como los favoritos para recibir a los «exiliados» en un momento en el que las fintech alemanas están en el candelero tras un artículo de la revista de Derecho de Oxford donde Daniel Drummer (McKinsey & Company) argumentaba Alemania como el destino alternativo ideal en Europa para el sector si se produce una crisis británica.

Mientras, las plazas financieras españolas e italianas ni están ni se les espera… como a sus reguladores. Tan solo el anuncio del centro de pre e incubación fintech de Bankia en Valencia y el Open Innovation de BBVA -la única iniciativa española con proyección global y programa en Iberoamérica- permiten albergar esperanzas de que el Mediterráneo no perderá el tren.

En cualquier caso, no conviene olvidar que en el éxito de las fintechs londinenses no todo son rentas de posición derivadas del papel global de la City. La política de emprendimiento británica y en especial la política fiscal y de seguridad social son en buena medida responsables de la aparición de todo un ecosistema de empresas jóvenes (más de 10.000 en el área de Londres) de las que las fintech forman parte.

Jugada de gol

Esta semana Fidor bank abrió oficinas en Dubai. Su llegada al Golfo representa no solo el primer éxito de la política dubaití de desarrollo fintech, sino también el verdadero arranque de los ecosistemas fintech para clientes en los emiratos.

Fidor representa la apuesta más innovadora de la banca alemana. Desde 2007 utiliza medios sociales para reducir costes y ganar confianza de los clientes en comunidades virtuales. Su oferta incluye un ecosistema de 25 apps y servicios ofrecidos por terceros gracias a su API abierta. Su despegue en un entorno tan diferente del característico de su cliente tipo original va a ser una verdadera prueba de las potencialidades del modelo open banking. No en vano, abrirá su oficina a escasos 200 metros de la nueva incubadora alentada por las autoridades regulatorias emiratíes.

Por otro lado, Fidor conjuga la banca minorista con los servicios bancarios para redes de terceros sin licencia bancaria propia (como el O2Banking para Telefónica), terreno en el que compite con Solaris bank. Es esta segunda dimensión la que le ha llevado a priorizar el Golfo como primer foco de su expansión fuera de Europa.

Esta dualidad representa la otra cara del banco API y como demuestra este caso, modifica las reglas de la internacionalización de la banca minorista tal y como la conocemos. Ya no se trata de plantear compras o costosos aterrizajes en terceros países. La internacionalización se vuelve atractiva en el momento en el que el país destino tiene empresas o redes de clientes que quieren dar el salto al fintech

Estadísticas

Según TechCrunch, aunque no veremos el rápido sorpasso característico de la industria tecnológica (iPhone y Androids reduciendo a Nokia a la marginalidad o Wassap a los SMS), «el futuro es inevitable» en el largo plazo porque los incentivos se orientan a crear alternativas al core business de los bancos y las aseguradoras.

El futuro se ve ya en Corea, según los analistas californianos: 55% de los clientes han sustituido la banca presencial por el online y el 10% ya no usa tarjeta de crédito sino pagos online.

Este tipo de análisis converge cada vez más con la conceptualización del fintech como un elemento clave para recuperar la productividad de las economías europeas, especialmente de las pequeñas y medianas empresas en un entorno donde el crédito de pequeña escala sigue siendo muy difícil.

El análisis publicado por TechCrunch se ha entendido como una respuesta a las declaraciones de Jamie Dimon en las que relativizaba el potencial disruptor del fintech para los bancos, abriendo la espita de una nueva oleada de acusaciones de «burbuja» y titulares como el de Business Insider asegurando que «el hype fintech ha ido demasiado lejos».

La frase para la historia de Dimon:

«A lot of things they do, we can do; a lot of things they do, we don’t want to do; and of course they can be competitors».

Reserva Federal EEUU

Las financieras especializadas en préstamos a consumidores a altos tipos y corto plazo están llamando la atención de la Reserva Federal tras una oleada de denuncias por usura.

Las financieras se defienden recordando que los subbancarizados tienen riesgos mayores que los cubiertos por los tipos medios de la banca para créditos al consumo, pero la aparición de fintechs especializadas con tipos medios mucho menores parece que inclinará la balanza hacia una regulación más estricta… para felicidad de las fintechs que hoy lideran ese mercado en EEUU y que esperan se amplíe así su mercado potencial.

Erect Gravestone

En las últimas inversiones significativas en capital semilla en Europa (Alemania, Suiza, Gran Bretaña, Francia) pero también en India llama la atención la participación de family offices con inversiones que van entre los 200.000 y el millón de euros. 

Los family offices se están convirtiendo en un vector importante en la detección de oportunidades emergentes, pero también en un potencial cliente de servicios especializados y un aliado para los ecosistemas fintech nacientes de las entidades financieras.

Productividad y escalas

Esta semana se han publicado los bocetos y se han abierto las consultas públicas de los «regulatory sandboxes» de AustraliaAbu Dhabi y Singapur. India ha abierto una serie de grupos de trabajo y EEUU publicó el primer programa de su «Financial Service Roundtable». Corea anunció la puesta en marcha de un banco de inversiones para apoyar a las fintech locales con capital semilla y riesgo. Japón aprobó su ley para regular las monedas virtuales y los nuevos medios de pago…

La «carrera regulatoria» abierta por el regulador británico se ha convertido en un verdadero sprint. Llama la atención el retraso de los bancos centrales europeos y del propio BCE en un momento en el que ya podemos hablar de un consenso global: la regulación del fintech es un elemento central para impulsarlo como sector de desarrollo.

El país más avanzado de Europa en fintech, Gran Bretaña, ya ve el fintech como industria estratégica para recuperar el crecimiento de la rentabilidad y entiende que lo «disruptivo» es ante todo la capacidad del sector para fortalecer el tejido productivo PYME. Un camino que en Francia está liderando AVIVA y su utilización de los préstamos online a micro, pequeñas y medianas empresas como forma de inversión de un nuevo fondo que posiblemente llegue a los 100M€. Es más que marketing. Es un cambio emergente de paradigma en la escala y la forma de gestionar los riesgos en un momento en el que el crédito no está fluyendo hacia el tejido productivo de pequeña y media escala.

Impulsamos organizaciones más abiertas y democráticas