Blog

Nueva concepción del trabajo

Wharton School y la compañía de banca móvil Moven han publicado un libro blanco en el que abordan la relación entre Fintech y el futuro del trabajo.

Analizando el periodo comprendido entre 2005 y 2015, avanzan que si bien en EE.UU. se ha dado mucha importancia a la transformación que la sharing economy tendría en la organización del trabajo, las cifras de ocupación no terminan de respaldarla. Entre los estudios que cita se encuentra el de los economistas de Princeton y Harvard respectivamente, Alan Kruger y Lawrence Katz, y que afirman que los trabajadores on demand (que desempeñan trabajos ocasionales en plataformas de servicios tipo Uber, TaskRabbit) representan sólo el 0,5% de la fuerza de trabajo de Estados Unidos, desacreditando las afirmaciones que lo situaban en un 22%.

Para los autores del libro blanco el fenómeno al que no se ha prestado atención en relación a la nueva organización del trabajo tiene que ver con la tendencia de las empresas a estructurar plantillas flexibles. Hecho que ha supuesto el aumento significativo del número de freelance o trabajadores autónomos que ofrecen su servicio a una serie de proveedores más o menos fijos. En 2016 representaron el 16% de la fuerza laboral de Estados Unidos, frente al 10% en 2005. Algunas compañías tecnológicas aventuran que en 2020 estos nuevos trabajadores flexibles supondrán el 40% de las plantillas en 2020. Para el trabajador este hecho supone gestionar además de su tiempo, sus finanzas de una forma completamente diferente. Es ahí donde el estudio evidencia un nuevo y jugoso nicho de negocio para las soluciones Fintech. Satisfacer las necesidades de un trabajador con necesidades mucho más sofisticadas y diversas.

Obama y Bo

Publicado exactamente un mes antes de cambio de gobierno pretende quedar como parte del «legado» Obama y mostrar altura de miras histórica. Sin embargo, se percibe también la falta de un sustrato teórico suficiente para entender los cambios que anuncia más allá de los deseos.

El informe sugiere que los diseñadores de políticas deben prepararse para cinco efectos económicos primarios:

  • Contribuciones positivas al crecimiento agregado de la productividad;
  • Cambios en las habilidades demandadas por el mercado de trabajo, incluyendo una mayor demanda de habilidades técnicas de alto nivel;
  • Distribución desigual del impacto, a través de sectores, niveles salariales, niveles educativos, tipos de trabajos y ubicaciones;
  • Agitación del mercado de trabajo a raíz de la desaparición de determinadas profesiones mientras sigue activo el proceso de creación de otras nuevas; y
  • La pérdida de puestos de trabajo para algunos trabajadores en el corto plazo, y posiblemente más tiempo en función de las respuestas políticas.

En términos generales, el informe sugiere tres estrategias para abordar los impactos de la automatización impulsada por la AI en toda la economía estadounidense:

  • Invertir y desarrollar la IA dados sus beneficios;
  • Educar y capacitar a los estadounidenses para los trabajos del futuro;
  • Ayudar a los trabajadores en la transición ofreciendo capacitaciones a los trabajadores que aseguren un crecimiento equilibrado.

Big Fish

Un nuevo informe publicado por KPMG, «Empower for the future, insurance reinvented», asegura que solo la mitad de los aseguradores encuestados creen que pueden obtener algún valor real de las iniciativas de transformación mientras que el 57% confesaba que sus esfuerzos hasta el momento no habían producido los resultados deseados.

Casi un tercio de los encuestados declaró que buscaba inspiración en otros sectores. Distintos analistas de KPMG insisten en que las aseguradoras están demasiado enfocadas en el cumplimiento regulatorio y están perdiendo de vista las necesidades de los clientes, una opinión que encaja con la idea de que serán los cambios tecnológicos, de la mano del fintech, los que propiciarán los cambios en los modelos de negocio.

Por otro lado PWC ha publicado otro informe de similar temática, «Opportunities await: How InsurTech is reshaping insurance». Según este informe un 48% de los aseguradores temen que hasta un 20% de su negocio se pierda a manos de empresas fintechs de nicho durante los próximos cinco años. Casi dos tercios (68%) de las compañías encuestadas dicen que han dado pasos concretos para enfrentar los retos y oportunidades fintech.

Vida rural

MetLife ha publicado recientemente dos estudios realizados en EE.UU. Uno de ellos relacionado con uno de los nichos de mercado que mas claramente despuntan en el seguro de salud: El envejecimiento.

Comunidades y relaciones intergeneracionales son los principales modelos que analiza el estudio para mostrar su impacto positivo en la salud y bienestar de las personas mayores. Por otro lado, el estudio analiza cómo las personas establecen los compromisos financieros en relación a sus familias.

Óscar Herencia, director general de MetLife para el mercado ibérico subraya que las decisiones familiares

«son tomadas en base a responsabilidades y obligaciones que difieren entre generaciones. Es curioso verificar, por ejemplo que los mileniales, están más dispuestos a ofrecer apoyo financiero a sus hijos para que cumplan sus objetivos.»

Igualmente es interesante observar cómo un porcentaje de las personas que tienen un seguro de vida aumenta a medida que avanza la edad. Los mileniales (55%) representan un segmento muy interesante de la sociedad. Parece tener sentido redoblar los esfuerzos para concienciar sobre la importancia de contar con un seguro de vida y dirigirse desde las compañías aseguradoras a una franja de edad más joven. Algo que según apuntan desde MetLife ya vienen haciendo con iniciativas en el área de educación financiera.

Marrakech

El informe sobre medios de pago publicado por el «Banco Al Magreb», el regulador marroquí, muestra el retraso en el desarrollo de medios de pago móviles en relación con el resto de Africa de Marruecos. Las tarjetas de crédito siguen representando con 2000M$ al año y 600.000 transacciones diarias la abrumadora mayoría de los medios de pago usados. El informe ni siquiera contiene un epígrafe específico para pago por móvil.

Las causas de este «atraso» son precisamente esa extensión previa de las tarjetas de crédito y débito, el peso de los monopolios (que terminaron en 2014 para dejar paso a un oligopolio con solo tres agentes), las dificultades regulatorias propias de un país que ha regulado siguiendo el modelo francés y la situación del dirham.

Evasión de capital

Un informe sobre el efecto de la regulación bancaria orientada a reprimir el lavado de dinero llevado a cabo por el regulador británico muestra cómo los bancos han tendido a responder centrándose en su core business y estableciendo filtros que dificultan la asociación íntima con las fintechs.

Este «reenfoque» de la actividad bancaria, separando las capas de la banca minoristas en distintos agentes, alimenta el creciente interés de los APIs bancarios y reposiciona a las fintechs en la capa cliente y la pequeña escala.

Old Banking

Un informe publicado esta semana por el regulador británico adelantaba que las normativas antilavado de capitales están impulsando a los bancos a centrarse en su «core business» y colocar sus relaciones con ONGs y fintechs en planos menos arriesgados que les liberen de responsabilidades de difícil control y muy penadas.

Es decir, la normativa está llevando a los bancos a concebir sus relaciones y colaboraciones en «capas», el modelo que sostiene conceptualmente el Open Banking y que se materializa en APIs más o menos abiertos. No es de extrañar que hayamos detectado la viralización de textos técnicos y de divulgación sobre APIs financieros en la prensa y las redes sociales vinculadas al sector en el mundo anglófono. El API bancario es la forma de no renunciar a la colaboración pero también de enmarcarla en formas de relación y requisitos que liberan a las entidades de riesgos normativos indeseados.

Satisfacción del cliente en banca

El estudio preguntó a 16 mil clientes por la satisfacción general con su banco, la importancia de disponer de canales específicos para la ejecución de diferentes tipos de transacciones y su comportamiento hacia el uso de productos y servicios de empresas Fintech.

Como conclusiones a destacar, el informe apunta que los clientes están experimentando innovaciones en un gran cantidad de actividades de su día a día, pero no con sus bancos. A pesar del aumento de protagonismo de las fintech el índice de satisfacción de cliente con su banco sube un 2,9% en relación al estudio realizado en 2015.

Cuota de mercado: Cerca de dos tercios de clientes a nivel global afirman estar usando productos y servicios de fintechs. 
Confianza: El 87.9% de clientes confía en gran medida o completamente en sus proveedores fintech. 
Conocimiento de marca: El 54,9% de los clientes es capaz de nombrar a su proveedor fintech, frente al 38,4% de clientes que conoce cuál es su banco
Previsión ejecutivos de banca: Las áreas de crecimiento de las empresas fintech están en tarjetas y pagos según el 84% de los ejecutivos de banca consultados. En segundo lugar, estarían los créditos a los que el 55% de los ejecutivos le ven un espacio potencial de crecimiento en manos de las fintech.

El informe apuesta por la alianza de bancos con empresas tecnológicas para el desarrollo de productos, y la definición del futuro de la tecnología en el ecosistema bancario.

Impulsamos organizaciones más abiertas y democráticas