Blog

La Innovación es cosa de Escalas

Cada vez son más los que entienden que la cuestión de las escalas es clave para entender la banca y las finanzas del futuro. Hay muchos analistas en EEUU que esperan un nuevo tipo de protagonista en el mercado de menor tamaño y especulan con un renacer, ligado a las fintech, de la banca regional o especializada.

Un indicador llamativo es Y-Combinator, la incubadora/fondo de espíritu hacker creado por Paul Graham y considerado el ejemplo de éxito de Sillicon Valley. La generalización desde febrero de los contratos «SAFE» que generan derechos solo a partir de determinadas valoraciones en la evolución de la compañía incubada, apunta al hecho de que cada vez más proyectos rentables, incluso muy rentables, no alcanzan las dimensiones exigidas por el mercado de capitales. Evitar cargar los pasivos permite a Graham no lastrarlos y convertir en acciones una parte discrecional de la inversión, obteniendo dividendos y eventualmente dejando «volar» la empresa cuando resulte más rentable hacerlo. Y-Combinator se está
posicionando para un mercado que se acerca al del crowdfunding y una forma de innovación nuevas.

De forma aun más interesante, otros, como Aviva en Francia, crean fondos en empresas industriales medias, normalmente cooperativas aunque se posicionen bajo la marca «economía social y solidaria». Con tickets de entre 400 y 800.000€ los resultados hablan de una mayor resiliencia de estas empresas durante la crisis lo suficiente como para que esta semana hicieran público un incremento del fondo en 10M más. Al tiempo que «hacen un llamamiento al significado» que el foco de estos fondos tiene para el inversor, anunciaron sus primeros experimentos con el crowdfunding.

En alianza con una plataforma de financiación colaborativa, que en su mayoría se basa en una combinación de preventas y donaciones, aportarán una cantidad igual a la que invierta el gran público, pero concentrándola en aquellos proyectos que su propio estudio señale como más viables.

Se trata de una forma de utilizar las preferencias del público como guía en un terreno nuevo: la gestión de riesgos en la «Economía Directa», todos esos proyectos productivos basados en la sustitución de escala por alcance que en raras ocasiones necesitan financiaciones superiores a los 200.000€ y que en buena parte de las ocasiones, gracias a este tipo de plataformas, cubren los gastos de prototipado y puesta en producción de la primera tirada sin ceder propiedad de la empresa o el proyecto.

Otra aproximación alternativa con el mismo foco ha sido el anuncio esta semana de Santander en Gran Bretaña de una alianza con Kabbage. Kabbage es un sitio de préstamos rápidos para PYMEs basados en un sistema de evaluación rápida de riesgos. Santander espera así consolidarse en la floreciente pequeña escala productiva británica ganando habilidades en la determinación del riesgo que se han desarrollado en los últimos diez años al margen de la banca comercial.

El ejemplo de Y-Combinator, Aviva y Santander UK es seguramente el camino de innovación más radical de los últimos años y marca el paso a la centralidad de experiencias pioneras pero excéntricas como Kiva o los grupos de p2p lending.

Share it on

Derechos de Ciudadanía Digital