Blog

El 30 de agosto de 2016, Bruselas concluyó que las ayudas fiscales concedidas por Irlanda a Apple no eran legales y que debía recuperar 13.000 millones de euros que había dejado de cobrar por permitir en su territorio maniobras de elusión fiscal.

Según la comisaria europea Margrethe Vestager, un año después de adoptada la decisión Irlanda no ha movido un dedo. El plazo para que Dublín cumpliera expiró en enero de 2017, cuatro meses después de la comunicación, un plazo normal en este tipo de procedimientos. Ante la inacción del gobierno irlandés, Bruselas ha comunicado hoy su decisión de denunciar a Irlanda ante la Corte Europea de Justicia

Bruselas lamenta que hasta que el dinero no sea ingresado en las arcas públicas, Apple se seguirá beneficiando de una posición injusta respecto a otras empresas. Y a pesar de que hay constancia de que el Gobierno irlandés «ha hecho progresos en el cálculo exacto de las ayudas ilegales concedidas, no planea terminar los trabajos antes de marzo de 2018 como pronto, algo que la comisaria considera «inaceptable».

Irlanda, que califica la denuncia de «lamentable» defiende su sistema fiscal y no quiere ingresar ese dinero, por lo que ha recurrido ante la Justicia Europea la decisión de Bruselas. Las normas comunitarias, sin embargo, indican que aunque haya un recurso en marcha, el dinero ha de ser recuperado, pudiendo ser depositado temporalmente en una cuenta bloqueada.

La UE no puede imponer multas por el retraso del cumplimiento hasta que haya una sentencia del Tribunal al respecto, algo que suele llevar cerca de dos años desde que arranca el proceso.

Fiscalidad GAFA

En las próximas horas se espera que la Comisión Europea cuantifique la cantidad exigida a Amazon por utilización de diferentes tipos de estrategias para reducir su base imponible de cotización y reducir su carga fiscal en la Unión Europea.

Esta decisión se enmarca en el criterio adoptado por la UE en 2014 con el objetivo de impedir que estados miembro concedan acuerdos de favor a grandes multinacionales. Como se ha visto recientemente en casos como el de Google o Apple, la tecnológicas se han caracterizado por adoptar mecanismos varios para camuflar a través de ventas de mercancías y servicios entre empresas de un mismo grupo los beneficios obtenidos de su actividad. A consecuencia de ello, la relación entre la actividad económica real de las empresas y su base imponible existe un desajuste cuanto menos importante.

Los países en los que se han detectado este tipo de acuerdos incluyen a Irlanda, Holanda y Reino Unido además de Luxemburgo.

En el caso concreto de Amazon, la diferencia encontrada tras realizar un análisis a sus cuentas se concentra en el pago de unos 500 millones de euros anuales en concepto de regalías que la sede europea de la empresa, Amazon EU Sarl de Luxembrugo paga a otra filial de la empresa también en Luxemburgo pero que no es sujeto fiscal en el país. El concepto de las regalías son los derechos por el uso de propiedad intelectual. Como la segunda empresa a la que se paga no es sujeto fiscal, de hecho la transferencia de ingresos sirve para reducir los ingresos sujetos a tributación. Para la CE este pacto societario es «cosmético» y por otro lado los cálculos fiscales de Luxemburgo no se ajustan a los principios contables internacionales.

En una década las empresas del grupo que operan en Europa pagaron a la cabecera unos 4.000 millones de euros en regalías por utilizar el nombre y el conocimiento de Amazon. En el mismo periodo las operaciones europeas de Amazon registraron un beneficio de 11 millones de euros sobre ingresos totales de 60.000 millones de euros. Amazon repatrió a Estados Unidos 1.000 millones del total de regalías que quedó sujeto a impuestos y dejó flotando en el extranjero los otros 3.000 millones.

Actualización:
La Unión Europea estima la cifra exigible a Amazon en 250 millones de euros más intereses, aunque puntualiza que debe ser Luxemburgo el que determine la cifra exacta.

El Gran Ducado, por su parte, ha reaccionado de forma inmediata: «Tomamos nota de la decisión de la Comisión Europea. Usaremos los procedimientos apropiados para analizar la decisión y nos reservamos todos nuestros derechos», explica el Ministerio de Finanzas en un comunicado. «La decisión de la Comisión hace referencia a un periodo que se remonta a 2006. Desde entonces, tanto el marco legal luxemburgués como el internacional han evolucionado. Como Amazon ha tributado de acuerdo a las normas fiscales de la época, Luxemburgo considera que la empresa no ha recibido ayuda ilegal de Estado. Hemos colaborado totalmente con la investigación y estamos comprometidos con la transparencia y la lucha contra la dañina evasión fiscal», añade el ministerio.

Por su parte, la empresa defiende que ha respetado todas las leyes. «Creemos que Amazon no ha recibido ningún trato especial de Luxemburgo y que pagamos impuestos en plena conformidad con la legislación tributaria luxemburguesa e internacional. Estudiaremos la decisión de la Comisión y consideraremos las opciones legales, incluyendo una apelación.

Bitcoin

En enero de 2016 el Banco Central de China emitió un comunicado oficial tras un encuentro celebrado en Pequín que reunió a expertos del banco central, Citibank y Deloitte para debatir e intercambiar ideas sobre la industria de las criptomonedas, la evolución de monedas fiduciarias digitales y la emisión de criptomonedas estatales.

En 2014, el Banco Central de China había creado un equipo para investigar las monedas digitales. Desde entonces su trabajo se ha centrado en el análisis de la emisión, los marcos operativos, los aspectos técnicos clave, la circulación de la moneda, las cuestiones legales relacionadas con las monedas digitales, y su impacto en el sistema financiero tradicional, así como la relación entre las monedas digitales fiduciarias, es decir, emitidas por los bancos centrales, y las monedas digitales emitidas de forma privada, como bitcoin. A partir de ahora su trabajo irá dirigido a «aclarar los objetivos estratégicos del banco central para la emisión de la moneda digital, investigar a fondo las tecnologías clave, e investigar diversas aplicaciones para las monedas digitales que ayuden a que el banco central introduzca una moneda digital, tan pronto como sea posible».

«El diseño de la moneda digital debe proporcionar comodidad, seguridad, ser de bajo costo, tener una alta cobertura, y estar perfectamente integrada con otras plataformas», para que su uso sea «sostenible y efectivo».

Un documento oficial publicado recoge los beneficios de la emisión de monedas digitales para el Banco Central chino:

  • Reducir los costes de la emisión y circulación de las monedas fíat.
  • Aumentar la eficiencia y la transparencia de las transferencias de dinero.
  • Reducir las posibilidades de lavado de dinero y la evasión fiscal.
  • Aumentar la capacidad de control de la oferta monetaria por parte del banco central.

Y concluye:

«En el futuro, vemos que la emisión de monedas digitales y el establecimiento de sus canales de circulación podría mejorar aún más la industria de servicios financieros de nuestro país, mejorar los sistemas de pago y de liquidación de nuestro país, lo que aumentaría la calidad y la eficiencia de nuestro sistema económico».

World Economic Forum

Una llamada de atención sobre la necesidad de crear nuevos estándares globales para que las oportunidades creadas por el sector no se desborden y desestabilicen al sector financiero en su conjunto. En resumen seis grandes riesgos:

  1. Que las finanzas p2p independientes descompongan el tejido financiero tradicional
  2. Que los algoritmos determinen el mercado
  3. Que incremente el cibercrimen
  4. Que incremente el uso ilícito de los datos de los clientes
  5. Que los agujeros en los sistemas de pagos tuerzan las políticas monetarias
  6. 6. Que la regulación se base en clasificaciones de los agentes y no tanto en su actividad, llevando a algunos a la quiebra

Y cuatro ejes de trabajo:

  1. Clarificar los límites del uso de los datos
  2. Una versión financiera del WTF
  3. Mejor regulación y supervisión
  4. Corporatización y autoregulación industrial

Impulsamos organizaciones más abiertas y democráticas