Blog

Cornucopia - Teoria Monetaria Moderna

Warren Mossler es el Pierre Menard de la Teoría Económica. Piere Menard es aquel personaje de Borges que escribió el Quijote. Lo escribió porque siglos después y con sus propias inspiraciones, se le ocurrió como una obra original, no porque lo copiara.

En 1993 Mossler, un exitoso ¬ęfixed income money manager¬Ľ en West Palm Beach, comenta las claves de su √©xito con Donald Rumsfeld mientras descansan en una sauna del Racquet Club de Chicago. Rumsfeld se queda sin argumentos frente a la idea central de Mossler: el gasto p√ļblico no est√° limitado por los ingresos y no debe estarlo ante un gobierno con soberan√≠a monetaria que ve en los impuestos no un ingreso necesario para presupuestar el gasto sino solo una palanca con la que controlar el consumo de las familias y modular la inflaci√≥n. Es Abba Lenner de nuevo. Solo que ninguno de los dos sabe siquiera que Lenner existi√≥ ni qu√© dijo. Rumsfeld le pone a trabajar en escribir todos esos argumentos y le asigna un equipo. Nacen as√≠ los primeros folletos de lo que m√°s tarde ser√° la MMT (Teor√≠a Monetaria Moderna).

Los folletos llegan unos a√Īos m√°s tarde a dos acad√©micos j√≥venes post-keynesianos: Bill Mitchell, que le dar√° nombre y L. Randall Wray -un disc√≠pulo de Minsky. Ambos hacen parte de una generaci√≥n de profesores, que ya hab√≠a dado nombres conocidos globalmente como Steve Keen, que desde las ant√≠podas de los centros decisorios de la econom√≠a global empiezan a pensar que el keynesianismo necesita convertirse en un movimiento social si quiere volver al mainstream. Est√°bamos en las dos d√©cadas de crecimiento exponencial de Internet.

Y la oportunidad lleg√≥ con la crisis. Las claves: una f√≥rmula para volver a las pol√≠ticas de pleno empleo y una nueva concepci√≥n del dinero. Para la TMM el dinero no es una mercanc√≠a, es tan solo un cr√©dito fiscal. Tampoco es que sea una idea original, puede trazarse sin problemas hasta los a√Īos 20. El mism√≠simo Alexander Bogdanov, el famoso opositor ¬ęempirocriticista¬Ľ de Lenin en la socialdemocracia rusa, lo esboza en 1924 en una de sus novelas de ciencia ficci√≥n. Pero a Bogdanov tampoco lo hab√≠an le√≠do Mossler ni Rumsfeld y probablemente tampoco ni Mitchel ni Wray.

Pero no es solo un fenómeno americano, en Europa aplicar la TMM significaría salir del euro o construir un gobierno económico europeo con capacidad real para hacer transferencias entre regiones a gran escala. Para un espectro político de referencias vaporosas y electorados tormentosos, la TMM puede ser un asidero tan potente y flexible como en su día el keynesianismo lo fue para la socialdemocracia y la democracia cristiana. De momento, referencias y definiciones de la TMM han calado ya textos teóricos oficiales del Banco de Inglaterra y del Banco Central Alemán.

Pero el fuerte del movimiento est√° en la esfera p√ļblica, en su capacidad para permear la cultura con nuevos medios. ¬ęThe Nation¬Ľ dedicaba en mayo de 2017 un largo art√≠culo al ¬ęatractivo rockero de la Teor√≠a Monetaria Moderna¬Ľ. El art√≠culo no se molestaba en describir las tesis principales, pero aseguraba que ¬ędescribe la forma en que funciona el dinero de un modo tal que un ni√Īo de ocho a√Īos lo capta antes que alguien con un doctorado, lo que es en s√≠ inquietante¬Ľ. Cita a Jamie Galbraith -hijo del que fuera economista de cabecera de toda una generaci√≥n- para remachar que ¬ęel relato [de la econom√≠a que hace la TMM] es muy persuasivo¬Ľ y se centra en el fabuloso ascenso, a fuerza de ciberactivismo y blogs, de lo que era un grupo de economistas post-keynesianos -y por tanto maltratados acad√©micamente- a la influencia social y pol√≠tica.

Y para muestra ÔĽŅStephanie Kelton, la carism√°tica ¬ęchief economist¬Ľ de Sanders en las primarias que lo es tambi√©n del comit√© de presupuestos del Senado de EEUU. Kelton representa un nuevo ideal de economista que va m√°s all√° del te√≥rico comprometido y polemista, institucional y medi√°tico al estilo de Krugman o Stiglitz. Kelton no vive en un campus neog√≥tico sino en una casa suburbana desde la que entra por videoconferencia en plat√≥s y debates p√ļblicos; no lidia con las pleites√≠as de la Ivy League porque es profesora en una Universidad p√ļblica con m√°s de un 70% de admisiones, Mizzou; y no firma informes ¬ęde expertos¬Ľ porque se mete en campa√Īa y aplica el mismo tono pedag√≥gico y sensato en la televisi√≥n que en sus clases.

Y es que llegados a este punto, la TMM ya no es -ni exclusiva ni principalmente- un objeto de debate acad√©mico, sino un arma de batalla pol√≠tica; ya no es heterodoxia, sino ¬ęmainstream¬Ľ alternativo. Y lo es precisamente porque ha superado la barrera del debate te√≥rico y a d√≠a de hoy es la promesa de un nuevo ¬ękeynesianismo¬Ľ: una forma estatoc√©ntrica de entender el dinero, √ļtil para el tipo de pol√≠ticas que cada vez m√°s generadores de opini√≥n, m√°s all√° de divisorias econ√≥micas, creen que hay que hacer para salir de la crisis.

Monedas locales

Los primeros a√Īos de la crisis producen una sensaci√≥n de colapso no solo econ√≥mico sino intelectual. Una nueva generaci√≥n despierta a la vida adulta en un mundo en el que la teor√≠a econ√≥mica, los partidos tradicionales y sobre todo, los valores y rutinas de pensamiento de la ¬ęgran moderaci√≥n¬Ľ son puestos en cuesti√≥n, cuando no descartados sin m√°s como responsables de una gigantesca promesa incumplida.

Los ¬ęTea Party¬Ľ, ¬ęOccupy¬Ľ y ¬ę15M¬Ľ ser√°n precedidos de una verdadera emergencia de un underground m√≠nimamente reciclado que por primera vez ser√° atendido por audiencias masivas. Libros como ¬ęDebt: the first 5000 years¬Ľ de David Graeber, documentales online como ¬ęMoney as debt¬Ľ o el conspiranoico Zeitgeist (2008) se convertir√°n en fen√≥menos de masas y referencias comunes.

Y entre todos ellos, uno llegado un poco antes de tiempo: ¬ęThe future of money¬Ľ (2001) de Bernard Lietaer, el √ļltimo ep√≠gono de Gesell, te√≥rico y promotor de las monedas locales.

¬ŅQu√© ha pasado mientras tanto? La crisis ha condenado a la insolvencia a familias cargadas de deudas, los d√©ficits p√ļblicos se multiplican para paliar la violencia de los primeros estadios de la crisis y salvar un sistema financiero en sus m√°s tormentosos momentos. Los bancos cierran el grifo del cr√©dito llevando contra las cuerdas a una masa de PYMEs que sustentan la mayor parte de puestos de trabajo.

La percepci√≥n social ve en los rescates bancarios, las reformas y regulaciones a medida de los ¬ęcampeones nacionales¬Ľ y la pr√°ctica exoneraci√≥n fiscal que el sistema europeo permite a los gigantes de Internet demostraciones de que el estado no juega con los peque√Īos a los que ha dejado ¬ęsolos ante el peligro¬Ľ. No hay que olvidar que, de media, la facturaci√≥n de las PYMEs se ha reducido en Espa√Īa un 31% entre 2007 y 2014 mientras que en el mismo periodo las grandes empresas aumentaron su facturaci√≥n en un 17%.

En ese marco de realidades y percepciones es inevitable el giro hacia lo local. Lo local como sin√≥nimo de aut√©ntico, de peque√Īo, de identificable. Muchos se preguntan si por s√≠ mismos no podr√≠an conseguir aquello que el estado y la banca han dejado de proveer a la econom√≠a productiva de peque√Īa escala: liquidez para financiar la actividad diaria e impulso de la demanda local. Lietaer les dice que s√≠ y bajo el argumentario giselliano late una Econom√≠a con visos de sensatez y ejemplos hist√≥ricos comprobables. El efecto es inmediato: congresos, conferencias, √©mulos y admiradores; televisiones p√ļblicas y privadas se llenan de documentales sobre las nuevas monedas que florecen por toda Europa.

Solo hay un peque√Īo fallo: la gran mayor√≠a de ellas no son ¬ęoxidables¬Ľ, no est√°n garantizadas por un fondo y no tienen un gobierno acept√°ndolas y entreg√°ndolas como medios de pago. Son poco m√°s que bonos de equivalencia, ¬ęmortadelos¬Ľ y ¬ęgrupones¬Ľ, cuando no formas atractivas de recaudar donaciones de forma encubierta. Lietaer no puede identificarse m√°s all√° de las declaraciones t√°cticas ni dejar de pensar que el viejo Gesell se tirar√≠a de los pelos. Pero el debate sobre el dinero se ha establecido como algo leg√≠timo y la brecha cultural se ha abierto.

Rep√ļblica de los Consejos de Baviera

Cuando en 1919 se form√≥ la ¬ęRep√ļblica de los Consejos de Baviera¬Ľ, su moneda -que nunca lleg√≥ a emitirse- se llam√≥, no por casualidad ¬ęFreigeld¬Ľ, dinero libre. Libre de inter√©s. Su creador: Silvio Gesell. Un socialista no marxista, cat√≥lico, economista autodidacta y georgista, partidario de la nacionalizaci√≥n de la tierra y del fomento de la peque√Īa empresa privada. Un europeo influido por el populismo americano que, viviendo en Buenos Aires y sufriendo la crisis monetaria del 89 dedica su vida al aprendizaje y la cr√≠tica de la teor√≠a monetaria. Comienza a publicar en el 91 y no para hasta su muerte en 1930. Keynes en la ¬ęTeor√≠a General¬Ľ le dedica unos p√°rrafos cari√Īosos reconociendo en su trabajo ¬ęla mitad de una teor√≠a sobre el tipo de inter√©s¬Ľ a falta de un an√°lisis de la ¬ępreferencia por la liquidez¬Ľ, fundamental para entender la trampa de liquidez y los mecanismos de las crisis.

¬ŅQu√© encuentra Keynes en Gesell realmente interesante? Algo en lo que no puede dejar de identificarse: un socialismo de mercado que ve en el dise√Īo de la pol√≠tica monetaria la forma de generar demanda efectiva. Porque, efectivamente, Gesell pretende ¬ęoxidar¬Ľ el dinero, fomentar el consumo a trav√©s de una moneda cuyo valor se erosiona por el hecho de ser retenida, desincentivando la acaparaci√≥n y aumentando el valor de las inversiones a largo plazo. Persiguiendo el sue√Īo del ¬ędinero sin inter√©s¬Ľ Gesell hab√≠a creado en realidad una divisa ¬ęinflacionaria por dise√Īo¬Ľ, una divisa con inter√©s… negativo.

Poco despu√©s de la muerte de Gesell, en el pueblo de W√∂rgl, Austria, uno de sus numerosos seguidores, Michael Unterguggenberger (1884-1936), fue elegido alcalde. El pueblo ten√≠a 200 familias sin ning√ļn tipo de ingreso y 500 parados a los que hab√≠a que sumar un millar m√°s en las proximidades. Unterguggenberger ten√≠a un magro capital municipal: 40.000 chelines austriacos. En vez de gastarlos los puso en un dep√≥sito bancario, emiti√≥ compromisos de pago con esa garant√≠a y comenz√≥ a pagar con ellos el trabajo en obras p√ļblicas locales. La nueva moneda local ten√≠a un -1% de inter√©s mensual, por lo cual quien cobraba con ellos sent√≠a r√°pidamente el incentivo de gastarlos cuanto antes.

El resultado fue espectacular -el desempleo pr√°cticamente desapareci√≥ y el pueblo mejor√≥ notablemente sus infraestructuras p√ļblicas- y cientos de pueblos austriacos quisieron seguir el ejemplo. El conflicto con el Banco Central austriaco, que hizo entonces valer su derecho de monopolio en la emisi√≥n de dinero acab√≥ con la prohibici√≥n legal de emitir ¬ędinero de emergencia¬Ľ. Nac√≠a la leyenda de las ¬ęmonedas complementarias¬Ľ.

Posicionamientos de reguladores, banca y consultoras sobre la adopción de Blockchain 

Algunos bancos centrales est√°n mirando con inter√©s al blockchain como sistema para disminuir el riesgo de fraude y bloquear transacciones sospechosas.¬†De entre ellos, el Banco Popular de China y el Banco de Inglaterra han expresado su inter√©s en el uso de monedas blockchain y digitales. Por su parte, Bank of America hac√≠a p√ļblico en el mes de enero su solicitud de 15 patentes relacionadas con blockchain.

El Banco de Inglaterra muestra cautela ante la implementación de blockchain en el sistema financiero

El Banco de Inglaterra aboga por explorar vías que aporten resiliencia a la infraestructura financiera, fórmulas más eficaces para las transacciones comerciales y nuevas maneras de codificar, compartir y analizar datos. Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra anunció que la entidad está ya explorando tecnologías descentralizadas tipo blockchain en el core de sus actividades, incluídas las operaciones de liquidación bruta en tiempo real (RTGS, por sus siglas en inglés).

¬ęDistribuir el mayor significa liberar m√ļltiples copias al sistema. Se puede seguir operando aunque alguna de sus partes se caiga, eliminando el riesgo de fallo en un √ļnico nodo que conllevan los sistemas centralizados¬Ľ

Carney afirmó también que un registro distribuido y abierto podría abrir la posibilidad a la creación de moneda digital por los bancos centrales. Esta posibilidad es algo que están contemplando otros bancos centrales como el de Canadá, Australia y China. 

Los expertos del banco han estado trabajando con consultores de PwC en la realizaci√≥n de¬†la ¬ęprueba de concepto¬Ľ. Los resultados sobre la prueba de concepto ya han sido publicados por el banco. El objetivo principal declarado es evaluar la capacidad potencial de transformaci√≥n¬†de los sistemas de registro distribu√≠do en el sector financiero, m√°s que sus capacidades comerciales.

Metolodología: El equipo de tecnología del banco creó e integró una plataforma de libro mayor distribuido sobre el protocolo Ethereum. Las pruebas se orientaron a la capacidad de la tecnología en soportar y resolver cuestiones relacionadas con los mecanismos de consenso, resiliencia del sistema, transparencia, soporte de contratos inteligente e integridad de los datos.

Conclusiones: Aunque la tecnología se muestra todavía inmadura, podría aportar beneficios en un futuro y ser complementaria a los sistemas existentes, aportando mayor resiliencia a la infraestructura por las características inherentes de una red descentralizada.

El equipo de trabajo se propone en sus siguientes pasos, explorar las siguientes √°reas:

  • Escalabilidad: Es necesario asegurar que el sistema tiene capacidad para soportar un gran volumen de operaciones manteniendo la integridad de los datos y la velocidad de procesos que requieren las operaciones de un banco central.¬†
  • Seguridad: Comprobar que los datos distribuidos a trav√©s del sistema de libro mayor distribuido no pueden ser comprometidos por ciberataques.
  • Privacidad: Los protocolos actuales requieren un delicado equilibrio entre privacidad y resistencia. Para que el sistema pueda ser utilizado en cualquier aplicaci√≥n del banco central, necesita demostrar un alto nivel en ambas caracter√≠sticas.
  • Interoperabilidad: Orientada a entender c√≥mo los est√°ndares de los datos existentes pueden interactuar con¬†las plataformas de registros distribuidos.
  • Sostenibilidad: Los sistemas de libro mayor distribuido utilizan m√°s capacidad de proceso, requieren mayores vol√ļmenes de almacenamiento y consumen mucha m√°s energ√≠a. Es una consideraci√≥n importante, por lo tanto, c√≥mo puede ser minimizado el consumo de recursos a medida que aumentan la escala.

A la vista de los primeros resultados y las pr√≥ximas fases de trabajo, el Banco de Inglaterra plantea abrir l√≠neas de trabajo con otras empresas para superar los desaf√≠os encontrados a trav√©s de su aceleradora fintech. Declara adem√°s que son √°reas prioritarias de su inter√©s: Nuevas formas de estructurar y analizar grandes vol√ļmenes de datos obtenidos de la operativa y de los informes regulatorios; inteligencia artificial con capacidad aprendizaje y en especial¬†el dise√Īo de patrones para la detecci√≥n de an√≥malos.

Así mismo, el Banco de Inglaterra se muestra abierto a escuchar propuestas para participar/actuar como observador o socio en proyectos piloto existentes sobre sistemas de libro mayor distribuido, siempre que se desarrollen en escenarios del mundo real. Y, por supuesto, en explorar las implicaciones potenciales de la regulación en esta materia.

Otros proyectos en la aceleradora del banco son los desarrollados con:

  • Bitsight: Uso de datos de dominio p√ļblico para evaluar la capacidad de ciber-resiliencia de las empresas -esto es, recuperaci√≥n tras un ataque- , que incluye adem√°s el desarrollo de programas para la b√ļsqueda de malware, y vulnerabilidades en los sistemas. La prueba de concepto evaluar√° la ciber-resiliencia del propio banco.
  • Privitar: Uso de herramientas para anonimizar y desensibilizar datos. Las pruebas de concepto tambi√©n se realizar√°n en el banco y examinar√°n el conjunto de datos e informaci√≥n acumulada internamente para ver si estas herramientas permitir√≠an ofrecer un mayor acceso a los datos sin comprometer la privacidad.

El Banco de Canad√° experimenta con el CAN-Coin

Durante la conferencia Payments Panorama celebrada la semana pasada en Canadá, Bank of Canada, Royal Bank of Canada y Canadian Payments Association presentaron un proyecto experimental desarrollado sobre tecnología blockchain.

El principal objetivo del banco central era entender en profundidad el funcionamiento del sistema de libro mayor distribuido. Para ello crearon una versi√≥n digital de la moneda nacional, el CAN-Coin y se realizaron operaciones interbancarias. El banco central puso gran √©nfasis en asegurar que no est√° planeando emitir moneda digital de uso p√ļblico, sino probando las implicaciones que para la banca puede tener operar en entornos virtuales.¬†

En una de sus diapositivas se pudo ver el diagrama de una operación en la cual un agente que participa en la plataforma pignora una cierta cantidad en efectivo en una cuenta especial en el banco central, quien convierte ese valor en CAN-Coin y lo envía a la cuenta del agente. Cuando un miembro de la red, que tiene que haber sido aprobado previamente, convierte el CAN-Coin a otra moneda, el banco central destruye esa cantidad de CAN-Coin eliminando su registro. En el experimento participaron los 5 grandes bancos de Canadá: Bank of Montreal, Canadian Imperial Bank of Commerce (CIBC), RBC, Toronto-Dominion Bank y Scotiabank. El proyecto fue desarrollado por el consorcio R3.

Por otro lado Nanopay, la fintech de Toronto que compr√≥ MintChip, el primer sistema de moneda virtual basado en libros mayores p√ļblicos desarrollado por la Casa de la Moneda canadiense, lanza a partir del d√≠a 23 de junio su primera app para el sistema, presentado como la app de referencia de pagos m√≥viles, ofreciendo¬†transferencias p2p gratuitas y descuentos del 20% en todas las compras.

Banco Central de Rusia

El pasado mes de diciembre el presidente Putin presentaba la hoja de ruta y la creación de un grupo de trabajo para la implementación de monedas digitales y sistemas de libro mayor distribuido. Desde entonces pocas noticias han trascendido sobre los avances de este grupo. Sin embargo, el responsable de Future Banking en el Banco Central de Rusia ha afirmado hace unos días que de acuerdo a las estimaciones realizadas por el banco, las redes cerradas e híbridas de registros de libro mayor, esto es con estricta identificación y normativa propia, tienen un gran potencial de desarrollo en el sector financiero. 

Para el representante del Banco, es fundamental distinguir entre blockchain y otras formas de registros distribuidos, como ocurre con Ripple: Blockchain es una cadena de bloques de transacciones que contienen los registros de todas las transacciones de la red. Los sistemas de libro mayor distribuidos son una tecnología de intercambio de datos no necesariamente basada en blockchain.

Mercados y blockchain

Hace unos d√≠as, Benedicte Nolens, jefe del riesgo y la estrategia para la Comisi√≥n de Valores y Futuros de Hong Kong, posicionaba a favor de implementar la tecnolog√≠a blockchain por su capacidad para asegurar el cumplimiento por parte de los bancos de la normativa anti blanqueo de capitales. Seg√ļn Nolens, los protocolos KYC y AML han evidenciado problemas e ineficiencias, aludiendo a las multas a la que han sido sometido diferentes bancos a nivel mundial. ¬†Se muestra as√≠ partidario de utilizar un libro de contabilidad distribuido que podr√≠a reducir adem√°s de forma significativa los costes de transacci√≥n.

Nolens sostiene que si bien la regulaci√≥n sobre este tema puede llevar un tiempo, las instituciones financieras deben asegurar cualquier uso de la tecnolog√≠a que permita un mejor cumplimiento de las normas y ve factible su extensi√≥n a √°reas como Trade Finance y operaciones societarias. Dadas las caracter√≠sticas de blockchain afirma que su implementaci√≥n es id√≥nea en aquellos bancos que a√ļn no han desarrollado su propia tecnolog√≠a de back office.

Considera que hay un espacio de desarrollo a futuro mucho m√°s amplio que el Fintech, y que tiene que ver con la consolidaci√≥n de la banca digital, el abordaje del crowdfunding o la gesti√≥n de valores. √Āmbitos que, por estar menos consolidados en la actividad financiera experimentar√°n un mayor desarrollo y evoluci√≥n.

Por otro lado, David Rutter, fundador del consorcio R3 para la extensión de blockchain alerta de la creciente burbuja en torno a la transformación digital de la banca y advierte que muchas empresas que están trabajando en el desarrollo de aplicaciones para bancos no serán capaces de alcanzar prototipos funcionales.

En el proyecto R3 está integrado ya por 42 bancos, entre ellos: Bank of America, Barclays, BBVA, Banco Santander, BNP Paribas, BNY Mellon, CIBC, Citi, Commerzbank, Credit Suisse, Deutsche Bank, Danske Bank, Intesa Sanpaolo, Goldman Sachs, HSBC, ING Bank, JP Morgan, Mitsubishi UFJ Financial Group, Mizuho Financial Group, Morgan Stanley, Nordea, Royal Bank of Canada, Royal Bank of Scotland, SEB, Societé Generale, State Street, Toronto-Dominion Bank, UBS, UniCredit y Wells Fargo.

R3 ha formado grupos de trabajo conjuntos y organiza reuniones periódicas para centrarse en el desarrollo de aplicaciones comerciales que la tecnología blockchain puede ofrecer a la industria de servicios financieros globales. El proyecto tratará de establecer normas y protocolos coherentes con el fin de facilitar la adopción más amplia y obtener un efecto de red.

Libros de contabilidad distribuidos

El protocolo Ripple es un sistema de pago, cambio de divisas y una red de remesas que se basa en un sistema distribuido, con protocolo de código abierto, libro de consenso y con una criptomoneda propia, conocida como XRP. Es compatible con cualquier moneda fiduciaria (euros, dólares, yenes, etc), criptomonedas (bitcoin, litecoin, etc), materias primas o de cualquier otra unidad de valor.

La red Ripple pretende activar ¬ętransacciones financieras globales seguras, instant√°nea y casi libres de cargos¬Ľ. Patrick Griffin, vicepresidente ejecutivo de desarrollo de negocio de Ripple Labs, sostiene que la gran ventaja es que los bancos m√°s peque√Īos ya no tendr√≠an que tratar con ¬ębancos corresponsales¬Ľ (JP Morgan & Co., HSBC Holdings, Standard & Chartered y Wells Fargo) para hacer de intermediarios. Permitir√° reducir los costes adicionales que esto implica, los costes en cambios de divisa y, sobre todo, eliminar los grandes compromisos de garant√≠as que los bancos m√°s grandes exigen peri√≥dicamente para actuar como intermediarios. Para Griffin, ¬ęesta es la primera alternativa viable a la banca corresponsal en unos 40 a√Īos¬Ľ.

Han firmado acuerdos con Ripple: Santander, CBW Bank, Cross River Bank y Fidor Bank. A través de Santander Innoventures, Banco Santander ha invertido 32 millones de dólares en Ripple para un mercado de servicios financieros al que le asigna un valor de 20 billones de dólares.

Esquema de funcionamiento de Ripple

El proyecto de pagos del consorcio W3C

En octubre de 2015, el consorcio W3C anunciaba la creación de un grupo de trabajo para el desarrollo de un estándar de medios de pago para la web. El grupo de trabajo pretende asentar el funcionamiento de métodos de pago incluyendo tarjetas de débito y crédito, sistema de pago móvil (Alipay), custodias, bitcoin o sistemas blockchain. El proyecto contempla el desarrollo de APIs que fijarán el proceso de comprobación de la transacción aportando mayor seguridad en las operaciones a ambas partes.

Estas API permiten a los usuarios registrar los instrumentos de pago (tarjetas de crédito o servicios de pago) y seleccionar el tipo de pago directamente a través del navegador, hacer pagos más rápido, más seguro y más fácil, sobre todo en dispositivos móviles.

Desde su creación el grupo ha mantenido varios encuentros, uno de ellos en las instalaciones de Google, el próximo se celebrará en Londres durante los días 7 y 8 de julio con el patrocinio de Visa y contará con la participación de Bank of England. En el grupo de trabajo permanente participan, entre otras, Ripple, Apple, Bloomberg, China Mobile, Deutsche Telecom, Rabobank, Worldpay y Google. En sus reuniones como invitados han participado también Facebook, Intel, Netflix y Samsung. 

Aunque no es muy conocido, el protocolo HTTP, incluye desde su origen un c√≥digo para pagos con la idea de convertir el navegador en un medio de pago. El grupo de trabajo espera presentar la API antes de finales de a√Īo.

¬ŅQu√© reside bajo el repentino inter√©s de los bancos centrales en blockchain?

Seg√ļn un informe publicado en diciembre por el Gobierno de Gran Breta√Īa, es importante separar las critpmonedas de la tecnolog√≠a blockchain. Bitcoin genera suspicacias entre bancos, agentes institucionales y ciudadanos por su asociaci√≥n a redes criminales, transacciones delictivas y operativas en la dark Internet. Sin embargo, las tecnolog√≠as de libro mayor distribuido y monedas virtuales est√°n siendo miradas con inter√©s por los bancos centrales dadas las eficiencias potenciales que supondr√≠a para el sistema financiero el uso de ¬ędinero digital¬Ľ.

¬ŅEs¬†el ¬ęlibro mayor distribudido¬Ľ,¬†distribuido?

El t√©rmino distribuido puede dar lugar a confusi√≥n, como de hecho est√° ocurriendo en el tratamiento medi√°tico de las noticias sobre blockchain e incluso en algunos informes especializados. Algo es distribuido cuando no hay un control, autoridad o propiedad √ļnica absoluta sobre ello. Por lo tanto, el grado de centralizaci√≥n del sistema de libro mayor depender√° de su¬†dise√Īo.

Diagrama de flujos de blockchain

En la pr√°ctica, hay un amplio espectro de modelos de libro mayor distribuido, con diferentes grados de centralizaci√≥n y con¬†diferentes tipos de control en el acceso para adaptarse a las necesidades de cada negocio.¬†Estos pueden ser libros de contabilidad ¬ęsin permisos¬Ľ¬†abiertos a todo el mundo para aportar datos al libro mayor y no puede ser de propiedad de nadie; o libros de contabilidad ¬ęcon permiso¬Ľ¬†que pueden tener uno o muchos propietarios que s√≥lo pueden agregar registros y verificar el contenido del libro mayor.

La cuesti√≥n clave es que, tanto instituciones p√ļblicas como sector privado¬†pueden elegir el dise√Īo que mejor se adapte a un fin determinado, buscando el equilibrio¬†entre la¬†seguridad y el control centralizados con la oportunidad que supone compartir datos entre¬†instituciones e individuos.

Otro elemento a considerar el capacidad de proceso, que, para grandes vol√ļmenes de datos hace imposible manejar las cadenas de bloque a agentes con infraestructuras medias. Es decir, la caracter√≠stica de distribuida pura que permite el dise√Īo de red abierta es dif√≠cil de asegurar. En el funcionamiento real lo que hace es concentrar las operaciones en unos pocos agentes.

¬ŅCu√°les son los tiempos que se est√°n manejando en las transacciones sobre blockchain?

El proceso de funcionamiento de blockchain necesita tiempo para sincronizar transacciones entre una gran cantidad de copias del libro mayor distribuido. Es dependiente del volumen, a m√°s copias, m√°s tiempo necesita. As√≠ por ejemplo, para bitcoin, un nuevo bloque de transacciones puede ser a√Īadido a la cadena m√°s o menos cada 10 minutos. A su vez, los bloques son de tama√Īo limitado, por lo que s√≥lo puede contener un cierto n√ļmero de transacciones. El rendimiento m√°ximo actual de bitcoin es de 5 a 7 transacciones por segundo (la red VISA es unas 10.000 veces m√°s r√°pido).

Erect Gravestone

En las √ļltimas inversiones significativas en capital semilla en Europa (Alemania, Suiza, Gran Breta√Īa, Francia) pero tambi√©n en India llama la atenci√≥n la participaci√≥n de family offices con inversiones que van entre los 200.000 y el mill√≥n de euros.¬†

Los family offices se están convirtiendo en un vector importante en la detección de oportunidades emergentes, pero también en un potencial cliente de servicios especializados y un aliado para los ecosistemas fintech nacientes de las entidades financieras.

Productividad y escalas

Esta semana se han publicado los bocetos y se han abierto las consultas p√ļblicas de los ¬ęregulatory sandboxes¬Ľ de¬†Australia,¬†Abu Dhabi¬†y¬†Singapur.¬†India¬†ha abierto una serie de grupos de trabajo y¬†EEUU¬†public√≥ el primer programa de su ¬ęFinancial Service Roundtable¬Ľ.¬†Corea¬†anunci√≥ la puesta en marcha de un banco de inversiones para apoyar a las fintech locales con capital semilla y riesgo. Jap√≥n aprob√≥ su ley para regular las monedas virtuales y los nuevos medios de pago…

La ¬ęcarrera regulatoria¬Ľ abierta por el¬†regulador brit√°nico¬†se ha convertido en un verdadero sprint. Llama la atenci√≥n el retraso de los bancos centrales europeos y del propio BCE en un momento en el que ya podemos hablar de un consenso global: la regulaci√≥n del fintech es un elemento central para impulsarlo como sector de desarrollo.

El pa√≠s m√°s avanzado de Europa en fintech,¬†Gran Breta√Īa, ya ve el fintech como industria estrat√©gica para recuperar el crecimiento de la rentabilidad y entiende que lo ¬ędisruptivo¬Ľ es ante todo la capacidad del sector para fortalecer el tejido productivo PYME. Un camino que en¬†Francia¬†est√° liderando¬†AVIVA¬†y su utilizaci√≥n de los pr√©stamos online a micro, peque√Īas y medianas empresas como forma de inversi√≥n de un nuevo fondo que posiblemente llegue a los 100M‚ā¨. Es m√°s que marketing. Es un¬†cambio emergente de paradigma en la escala y la forma de gestionar los riesgos¬†en un momento en el que el cr√©dito no est√° fluyendo hacia el tejido productivo de peque√Īa y media escala.

Submarino expedición

Los movimientos de esta semana de Apple, Baidu, Paypal y Samsung pueden parecer tímidos o limitados, pero reflejan tomas de posición que a medio plazo pueden llegar a desplazar de nichos de negocio importantes a bancos y aseguradoras. De hecho podrían ser la primera gota de agua de una tormenta por venir.   

Es especialmente interesante el abordaje de¬†Baidu, seguramente el actor chino m√°s parecido a¬†Google¬†y¬†Facebook¬†en Occidente. Baidu asegura haber incorporado algoritmos que le permiten, a trav√©s del proceso de la ingente cantidad de datos que almacena sobre sus usuarios, reducir el riesgo de los seguros de autom√≥vil gracias a un ¬ęprofiling¬Ľ mucho m√°s preciso que el de los habituales c√°lculos actuariales de las aseguradoras. A partir de ah√≠ elabora una estrategia basada en su ventaja con el p√ļblico m√°s joven y su capacidad para ofrecer precios m√°s bajos… y la liga a los cambios por venir en el autom√≥vil (coche conectado a Internet, nuevas cartograf√≠as digitales, coche sin conductor, Internet de las cosas) en los que est√° invirtiendo.

¬ŅQuedar√° ah√≠ o ser√° un ensayo para otros campos del sector seguro con mayores m√°rgenes?

B√ļho

Que una gran consultora¬†investigue e invierta en fintech es, sin duda una buena noticia. Pero es obvio que si esta inversi√≥n se centra en una √ļnica tecnolog√≠a, puede¬†comprometer la orientaci√≥n prestada a los¬†clientes.¬†

El problema de fondo es la no separación entre los productos de observatorio e inteligencia y la provisión de servicios tecnológicos. En un ámbito tan cambiante y todavía indefinido como las fintechs, aquellos que generan expectativas y prescriben tecnologías deberían tener un cierto recato a la hora de plantearse convertirse en canal.

A d√≠a de hoy los informes de algunas consultoras globales¬†adolecen de escoras rese√Īables. En primer lugar una escora cultural y geogr√°fica que desmiente su car√°cter global, por ejemplo en el an√°lisis de tecnolog√≠as y empresas de roboadvising y chatbots. No tener en cuenta el papel de la lengua en la atenci√≥n al p√ļblico va m√°s all√° de lo arriesgado. En segundo lugar la evoluci√≥n de los tradicionales informes y ¬ęsurveys¬Ľ a verdaderos promocionales destinados a orientar expectativas que est√°n en colusi√≥n directa con las inversiones tecnol√≥gicas de la firma.

La solución, como casi siempre, está en el lado del cliente. La contratación de empresas de inteligencia independientes e incluso la internalización de los procesos y observatorios parece cada vez más el camino sensato.

El fin del dinero físico

Esta semana nuestra fintech destacada es¬†Plastc, una tarjeta realizada con tinta electr√≥nica en la que, al deslizar el dedo por su superficie el usuario elige cu√°l de sus tarjetas va a usar. Dotada con un sistema autom√°tico de bloqueo, la tarjeta ¬ędice¬Ľ a su propietario d√≥nde est√° en cada momento y se bloquea sola si este se separa f√≠sicamente de ella. Es una materializaci√≥n muy ilustrativa de la creciente virtualizaci√≥n de los medios de pago.

Desde hace una década el uso de tecnologías RFID en Japón permitió invisibilizar los medios de pago. La inserción subcutánea de chips monedero se convirtió en el país asiático en un símbolo de la cultura teenager y en la base de una nueva forma de relación entre padres e hijos. En Occidente sin embargo, fundamentalmente por motivos culturales, este sistema nunca llegó siquiera a plantearse y solo ahora están tomando masividad las tarjetas contactless, que usan una tecnología similar. Pero la propuesta de valor de estas tarjetas no es realmente diferencial. Por eso la compra de patentes de sistemas de pagos por Fitbit, la más popular de las pulseras tomadoras de datos para apps de fitness, es una de las grandes novedades de esta semana. En un futuro inmediato Fitbit y otros weareables competirán con empresas como Plastc por liberar el bolsillo de los usuarios de sus tarjetas tradicionales.

Pero ¬Ņy si el futuro es que la tarjeta no sea siquiera un ¬ęcomplemento¬Ľ de nuestra ropa? ¬ŅY si la tarjeta est√° ¬ęen las cosas que nos rodean¬Ľ? Esta es, al menos en parte, la apuesta de Samsung. Samsung est√° jugando con dos barajas: por un lado dar potencia de pago a sus tel√©fonos m√≥viles. Su sistema de pagos Samsung Pay tiene ya 5 millones de usuarios entre EEUU y Corea y su asociaci√≥n con¬†Alipay¬†le da acceso a 450 millones de usuarios m√°s, solo en China. Pero lo interesante es que la estrategia del gigante coreano no se queda solo en los pagos m√≥viles. Su asociaci√≥n con¬†MasterCard¬†se orienta sobre todo a dar capacidades de compra a¬†los electrodom√©sticos de cocina en torno a los cuales quiere centralizar proveedores y compras. La idea: es la nevera la que hace las compras y las encarga previa sugerencia y proyecci√≥n de datos de sus contenidos. Es un enfoque que, una vez m√°s, impulsa la virtualizaci√≥n: tarjetas contactless o fitbits encajar√≠an con naturalidad en ellas.

Pero al poner el centro de los medios de pago en lugares familiares y comunitarios Samsung nos evoca otro cambio que est√° surgiendo con fuerza: el¬†pago social.¬†Paypal¬†ha sido seguramente la primera en ver este nicho de negocio y consagrarle una start up propia:¬†Venmo. Venmo est√° marcando la diferencia en la evoluci√≥n de resultados de Paypal: ha crecido un 154% en un a√Īo y procesado en el primer trimestre de 2016 3200M$ en pagos. ¬ŅQu√© hace? Permitir pagar a partes iguales desde el m√≥vil compras online. Venmo es la app que usan los amigos para comprar unas pizzas y unas cervezas cuando quedan para ver un partido, la app para hacer el ¬ęamigo invisible¬Ľ o los peque√Īos regalos de cumplea√Īos en la oficina. Cubre el nicho de la peque√Īa compra en grupo aunque tambi√©n puede usarse para pagarle un taxi a una visita, organizar los gastos corrientes de un evento o transferirle dinero a un amigo en un apuro. Venno es la traducci√≥n fintech de la experiencia social de eBay y Paypal.

Jugada de gol

En Reino Unido una empresa o profesional aut√≥nomo tarda una media de 72 d√≠as en cobrar los servicios realizados. Espa√Īa supera 2,6 veces la media europea, situ√°ndose a la cabeza de retrasos en el pago de facturas seg√ļn el informe europeo de pagos realizado en junio de 2015. Las consecuencias son obvias. La necesidad de atajarlo ha llevado al establecimiento de nuevas normativas relativas a pagos y morosidad, aunque con escaso impacto¬†en la pr√°ctica.¬†

Ante una necesidad tan evidente, son varias las aplicaciones que han dado el paso a ofrecer servicios que transforman un problema de tesorería en un servicio financiero. Cabe resaltar que el estallido ha sido posible gracias a la liberación de la API de Xero, uno de los servicios más extendido de contabilidad en la nube en el mundo anglo. Con el acceso a la información contable de sus clientes, los servicios se multiplican. 

Es el caso de Chaser, una aplicación que unida a Xero ofrece el servicio de gestión de facturas adeudadas. A diferencia de los agentes tradicionales, se comprometen a utilizar un tono educado aunque persuasivo a un coste bajo. Su receta de éxito se basa en la automatización humanizada, que se traduce en un sistema de recordatorios a través de correo electrónico programados para mantener el tono educado en todo momento y no dudar en enviar otro mensaje más hasta lograr su objetivo.

Resultado de la pérdida de confianza, triunfa Drangon Bill. Ligada a PayPal, establece un sistema de doble conforming entre cliente proveedor. Así, el comprador de un servicio realiza el depósito por adelantado por el total de la factura. A la entrega, y tras mostrar ambos su acuerdo, la cantidad se libera al proveedor. 

La lista continuar√≠a con las aplicaciones que ofrecen intercambio de facturas entre clientes y proveedores con el fin de adquirir diferentes servicios sin¬†mermar la tesorer√≠a, o acceder al cobro inmediato a cambio de descuentos. En realidad lo que est√° ocurriendo en estos momento es que es¬†tanta la demanda entre las empresas de asegurar pagos y cobrar facturas, que cualquier aplicaci√≥n que salga al mercado tiene grandes posibilidades de triunfar. A la cabeza estamos encontrando nuevamente empresas de Reino Unido, y algunas en Australia. Su nicho es claramente el √°mbito de influencia que le da su idioma, lo que nos deja ante grandes mercados desatendidos en el mundo del espa√Īol y del portugu√©s.¬†

  • 1
  • 2

Derechos de Ciudadanía Digital