Análisis

La Comisión Europea inflexible ante la trampa fiscal de la propiedad intelectual

Fiscalidad GAFA

En las próximas horas se espera que la Comisión Europea cuantifique la cantidad exigida a Amazon por utilización de diferentes tipos de estrategias para reducir su base imponible de cotización y reducir su carga fiscal en la Unión Europea.

Esta decisión se enmarca en el criterio adoptado por la UE en 2014 con el objetivo de impedir que estados miembro concedan acuerdos de favor a grandes multinacionales. Como se ha visto recientemente en casos como el de Google o Apple, la tecnológicas se han caracterizado por adoptar mecanismos varios para camuflar a través de ventas de mercancías y servicios entre empresas de un mismo grupo los beneficios obtenidos de su actividad. A consecuencia de ello, la relación entre la actividad económica real de las empresas y su base imponible existe un desajuste cuanto menos importante.

Los países en los que se han detectado este tipo de acuerdos incluyen a Irlanda, Holanda y Reino Unido además de Luxemburgo.

En el caso concreto de Amazon, la diferencia encontrada tras realizar un análisis a sus cuentas se concentra en el pago de unos 500 millones de euros anuales en concepto de regalías que la sede europea de la empresa, Amazon EU Sarl de Luxembrugo paga a otra filial de la empresa también en Luxemburgo pero que no es sujeto fiscal en el país. El concepto de las regalías son los derechos por el uso de propiedad intelectual. Como la segunda empresa a la que se paga no es sujeto fiscal, de hecho la transferencia de ingresos sirve para reducir los ingresos sujetos a tributación. Para la CE este pacto societario es «cosmético» y por otro lado los cálculos fiscales de Luxemburgo no se ajustan a los principios contables internacionales.

En una década las empresas del grupo que operan en Europa pagaron a la cabecera unos 4.000 millones de euros en regalías por utilizar el nombre y el conocimiento de Amazon. En el mismo periodo las operaciones europeas de Amazon registraron un beneficio de 11 millones de euros sobre ingresos totales de 60.000 millones de euros. Amazon repatrió a Estados Unidos 1.000 millones del total de regalías que quedó sujeto a impuestos y dejó flotando en el extranjero los otros 3.000 millones.

Actualización:
La Unión Europea estima la cifra exigible a Amazon en 250 millones de euros más intereses, aunque puntualiza que debe ser Luxemburgo el que determine la cifra exacta.

El Gran Ducado, por su parte, ha reaccionado de forma inmediata: «Tomamos nota de la decisión de la Comisión Europea. Usaremos los procedimientos apropiados para analizar la decisión y nos reservamos todos nuestros derechos», explica el Ministerio de Finanzas en un comunicado. «La decisión de la Comisión hace referencia a un periodo que se remonta a 2006. Desde entonces, tanto el marco legal luxemburgués como el internacional han evolucionado. Como Amazon ha tributado de acuerdo a las normas fiscales de la época, Luxemburgo considera que la empresa no ha recibido ayuda ilegal de Estado. Hemos colaborado totalmente con la investigación y estamos comprometidos con la transparencia y la lucha contra la dañina evasión fiscal», añade el ministerio.

Por su parte, la empresa defiende que ha respetado todas las leyes. «Creemos que Amazon no ha recibido ningún trato especial de Luxemburgo y que pagamos impuestos en plena conformidad con la legislación tributaria luxemburguesa e internacional. Estudiaremos la decisión de la Comisión y consideraremos las opciones legales, incluyendo una apelación.

Compartir en

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Impulsamos organizaciones más abiertas y democráticas